#DOOM

5 momentos inolvidables en DOOM - N.º 4: el choque de puños

  • 27 sept 2019
  • |
  • De: Joe Rybicki

Sí, lo sabemos, en DOOM todos los momentos son inolvidables. Pero algunos más que otros. Estos son los cinco que más nos gustan:

4. El choque de puños

Uno de los elementos más desenfadados de DOOM (2016) lo aportan los 26 coleccionables del marine de DOOM que hay escondidos por todo el juego. Cada una de estas adorables figurillas de acción desbloquea un modelo en 3D que se puede admirar en el juego, y muchos de ellos hacen referencia a juegos ajenos a la serie DOOM.

Por ejemplo, tenemos al marine del refugio, una figura cuya paleta de colores azul y amarilla nos retrotrae a los moradores de los refugios del universo Fallout, o el marine Keen, que luce la camisa morada y el casco amarillo que caracterizan a Commander Keen, protagonista de uno de los primeros juegos de id Software.

Pero el momento al que nos referimos en este caso, tan inolvidable como adorable, se da cuando encontramos al marine de DOOM verde original. Al coger a su simpático miniyó, el Slayer le levanta el brazo con todo cuidado, le orienta la mano adecuadamente y entonces, con toda delicadeza, choca el puño con el de su coleguilla y luego menea los dedos en un gesto universalmente conocido. Es un detallito de nada, un momento casi anecdótico, pero que tiene una fuerza y una relevancia sorprendentes al mostrarnos la faceta más delicada y simpática de nuestro buen amigo el Slayer.

Y luego, claro está, toca seguir destrozando y desgarrando.